Etiqueta: alteridad

Antropología: Formas sensibles

Cuando entendemos no sólo los significados sino los múltiples sentidos que adoptan éstos en los imaginarios de los actores sociales, es posible la creación de estrategias biopsicosocioculturales para generar entornos más sensibles con la Alteridad, a estas “tonterías” se dedica, entre otras cosas, la Antropología.

Fuente imagen: Propia

Tomada de la exposición #Russian #Dada #Art #MuseoReinaSofia #Madrid

http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/dada-ruso

RACISMO Y NIÑEZ

 

“Todxs en alguna media somos racistas, nuestra identidad se ha forjado sobre la construcción social de la diferencia personal y grupal, pero también gracias a los
lazos de solidaridad y reciprocidad con la alteridad.

Las fronteras son sutiles y a veces casi imperceptibles, necesitamos armarnos de valor para mirarnos y reconocer nuestros más profundos miedos, justo allí reside el racismo, y es nuestra obligación ética observarlo sin descanso”.
(MªFlorencia Alvarado Torres, antropóloga)

Doy por iniciada la Agenda 2018 del Espacio Género y Niñez del Foro por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia, y Juventud de la provincia de Buenos Aires con éste Seminario Virtual sobre Racismo y Niñez pensado para contextos latinoamericanos!

http://xn--foroporlaniez-skb.org.ar/2018/04/seminario-virtual-racismo-y-ninez/

 

 

 

LEGADO ACHÉ

Caminando por las calles de Asunción, en Paraguay, un domingo de primavera con bastante calor y sin prácticamente asuncenxs en la ciudad, tuvo lugar el inicio de un ritual: mi bautismo.

Las calles de la capital paraguaya parecían revivir los días en que no se podía circular por la vía pública libremente, parecía que el tiempo se había detenido. Entre reflexiones y pensamientos encontrados acerca de la naturaleza aparente de ausencia de vida social mi memoria se dedicaba a comparar domingo (s) y cultura (s). Era la primera vez que visitaba en profundidad aquellos lugares, y sin conocer en absoluto las calles por donde transitaba, había decidido salir a caminar sin mapa ni guía, excepto una única parada obligatoria para ir al baño en una gasolinera y de paso preguntar al dependiente dónde estaba “el centro”.

py4

Después de un largo recorrido viendo abundante vegetación, casas que quizás a simple vista y a los ojos de un posible turista europeo puedan parecer “abandonadas”, algún que otro coche circulando, la puerta del museo Andrés Barbero, y un sin fin de nuevas fotografías, destaco, los carteles y pintadas de la Universidad Nacional de Asunción denunciando corrupción y dictadura. Más adelante y durante algunos metros se apoderó de mí una sensación extraña quizás un estado liminal, atemporal, aestructural (?). Imposible categorizar mi experiencia de manera precisa, el pasado y el presente se estaban conjugando a la vez y de manera acelerada, mis significados alternos dejaban de servirme. A medida que avanzaba veía al final de una bocacalle ropa tendida, quizás chabolas integradas en el paisaje urbanístico (?), no podía ver bien, dos niños jugando en la calle lo confirmaron. Me miraron. Se trataba de un barrio “peligroso” me informaron más tarde. Extrañas y curiosas formas de peligrosidad pensé…

Más adelante una plaza vallada, comienzo a ver gente caminando, otrxs están sentadxs en el césped, la sensación seguía y me provocaba una inmensa curiosidad: estaban ocupando la plaza (?), vivían allí (?), qué tipo de encuentro era ese cuando toda una ciudad estaba ausente (?), quiénes eran (?). En esos instantes me di cuenta que tenía dos opciones: podía retroceder unos pasos y salir fuera y observar desde otra acera lo que estaba ocurriendo o situarme junto a lxs valladxs viendo y sintiendo como ellxs aquel paisaje de aislamiento. El tránsito hacia la temporalidad estaba teniendo lugar, mi elección lo confirmaba, y  sin dejar de avanzar me dirigí hacia esas familias, el humo de las brasas cocinando mandioca, algunas mujeres, niños y hombres observaban mi paso, al igual que la policía situada al otro lado; parecía que todo estaba transcurriendo en cámara lenta. Comprendí rápidamente que era una cuestión de Estado, eran ellxs, lxs primerxs y lxs últimos de una histórica y ancestral resistencia; allí conocí a Marciano un joven líder  del Pueblo Aché.

py8

En los días siguientes mi nuevo amigo ya había regresado a su lugar de residencia habitual, nos comunicábamos mediante WatsApp, esperando a que el tiempo mejore y así poder visitar su comunidad y sus gentes. Me había agradecido profundamente haber dedicado un poco de mi tiempo a escuchar sus reclamos aquel domingo en el que familias de diferentes pueblos se habían autoconvocado pidiendo otra vez más un poco de justicia: charlamos, hicimos fotos, grabamos entrevistas; nos reconocimos. Sin embargo, no pude responder a su invitación, las condiciones climáticas entre otras condiciones impidieron mi partida hacia el sur del país. La experiencia en los territorios y las nuevas tecnologías me estaban acercando mucho más de lo esperado a otras culturas,  otras cosmovisiones, a la contemporaneidad vivida a través de nuevas formas de comunicación:

Un día recibí un mensaje cuyo contenido terminó de transformar los aspectos materiales y simbólicos de los sitios de producción cultural, lo ritual y lo virtual, tan cerca y tan lejos (?), aspectos difusamente unidos mediante un lenguaje compartido cuya semántica transgrede lo lingüístico y se sitúa en otro orden de ideas. La comunicación no ha hecho otra cosa que expandirse proponiéndome una profunda reflexión acerca de los atributos y cualidades aún todavía por explorar entre las nuevas tecnologías, las cosmologías amerindias y las múltiples formas de comunicación transcultural; ancestralidad transespacial (?)

Hoy mi nuevo nombre es Atagi, espíritu de conejo, así me bautizo mi nuevo amigo en aquel mensaje y mi identidad transitó una vez más una nueva hibridación porque el legado aché ya es de algún modo parte de mí.

#territorios #ciberespacio #Sudamérica

Imágenes propias:  #Asunción #2015

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Antropologías cotidianas

Respecto de la misión de la disciplina antropológica figuras consideradas los padres, como Franz Boas o Radcliffe Brown, se preguntaron en reiteradas ocasiones sobre su especificidad. El primero, conocido por su enfoque historicista, y el segundo, ligado al estructural-funcionalismo; ambos deseaban hallar las llamadas lógicas de producción cultural. Buscaban los ideales prototípicos a través de los rasgos típicamente primitivos, los que en Occidente se consideraban “primitivos”, tarea frecuente y fecunda en los primeros pasos por el continente africano. Descubrir y comprender las acciones-en-relación de los sujetos y los sentidos que cada grupo humano da a sus convenciones sociales es y sigue siendo una tarea de lxs antropólogxs. Las miradas que observan siguen en continua transformación y las reflexiones continúan girando en torno a las siguientes cuestiones:

i) ¿Cómo construye el investigador las categorías de análisis?

ii) ¿Qué criterios determinan que unas categorías sean comparables culturalmente entre sí?

iii) ¿Cuál es el contexto de interpretación que surge del proceso etnográfico?

 

museo la plata

Intentaré responder a estas preguntas con una experiencia reciente cuando tuve la oportunidad de colaborar con la Universidad de La Plata (Argentina) como ayudante del equipo docente de la licenciatura de Antropología. Durante aquellos meses mi tarea consistía en fomentar el diálogo entre alumnxs y docentes sobre otras perspectivas de abordaje de la disciplina teniendo en cuenta mi formación de grado en Antropología Social y Cultural en una universidad española. En este sentido las clases semanales fueron para mí un continuo ejercicio fortuito de comparación, aprovecho la ocasión para hacer público mi agradecimiento a las personas que lo hicieron posible.

 

museo2Estando al sur del Sur, imparable humedad, y la inagotable variedad de verdes en pleno corazón del Bosque de la ciudad de La Plata se encuentra la Facultad de Ciencias Naturales y Museo. La disposición de los asientos de lxs alumnxs, como si de un laboratorio de biología se tratase (frío marmol dispuesto a lo largo en filas paralelas), los paquetes de bizcochitos y galletitas junto a los termos del mate sobre las mesas de trabajo. Alumnxs y docentes compartiendo mate y experiencias. La influencia de P. Freire en la actitud de lxs docentes de no fomentar el “asistencialismo” en clase  y fundamentalmente las formas de abordar las categorías de análisis desde otras miradas formaban parte de un escenario particular ofreciendo un nuevo contexto de interpretación. Allí entre el marcado peso de la biología que el Museo de La Plata ejercía (y ejerce) en la licenciatura de Antropología y el interés del cuerpo docente de la asignatura por cambiar la perspectiva de abordaje, quizás entre la naturaleza y la cultura, releía las etnografías clásicas del siglo XX.

Antes de finalizar el curso la responsable de la cátedra me pidió que haga una breve presentación para lxs alumnxs de mi trabajo de campo llevado a cabo entre España, Argentina y Paraguay, para presentar otras formas de enfocar  la disciplina. Uno de mis objetivos fue proponer a lxs alumnxs un trabajo de campo comprometido con los sujetos subalternos, lxs excluídxs, mi antropología era (y es) feminista, reflexiva y decolonizadora; observo procesos contemporáneos de transversales e históricas colonizaciones. Busco mi propia antropología (al igual que lo han hecho otrxs antaño) y a la vez  intento que el conocimiento del otro sea un acto colectivo de participación para la construcción de espacios comunes para el diálogo. La etnografía que presenté no estaba exenta de emociones y compromiso social con el otro, quizás como una profunda forma de agradecimiento, tal y como propone en “Código de ética desde la base” un admirado antropólogo canadiense: Maximilian Forte.

Algunxs, creo, lo llegaron a entender, otrxs contestaron: “Yo quiero hacer ciencia”.

#antropología #pedagogía #culturas #categorías #etnogtafía #ciencia

Imágenes propias: #LaPlata #2015
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

40 años

 

María tiene la edad de 36 años, todavía recuerda cuando era pequeña y su madre le decía que no hable con los policias “que no diga nada” porque ellos “no son buenos”; por aquellos años nunca supo a qué se refería su progenitora. Con el paso del tiempo y  entrando ya en la adolescencia sus padres le informan de lo sucedido:

Ellos junto a otros familiares habían sido secuestrados y torturados en centros de detención clandestina durante la dictadura argentina en el año 1976.

memoria-dictadura-Argentina

 

A pesar de los intentos de reconstrucción de memoria histórica -por parte de los últimos gobiernos- en cuanto a la repación de daños a víctimas de Estado por delitos de lesa humanidad,  ninguno de ellxs ha querido (o podido), revivir lo sucedido para dar comienzo al debido proceso.

Cada unx ha generado sus propias estrategias de supervivencia, siendo los recuerdos de aquel episodio, una página en blanco en la memoria de los familiares de María.
Los múltiples intentos de fusilamiento perpetrados contra ellxs; los desesperantes relatos de otrxs compañerxs secuestrados; mujeres embarazadas a punto de dar a luz en la clandestinidad; o el diminuto tamaño de las celdas donde se encontraban encerrados que ni siquiera les permitía ponerse de pie, son sólo algunos de los detalles que los familiares de María han podido comunicarle en el transcurso de estos años.

Estos y otros tantos acontecimientos horribles e inconfesables han quedado para siempre en la memoria de sus identidades.

Este pequeño texto es un merecido encuentro con la Verdad y la Memoria, y una incitación al recuerdo más allá de las generaciones supervivientes. Sabiendo que las recetas de dominación neoliberal no han variado mucho en el tiempo, porque sus objetivos no cambiaron, es la experiencia compartida una oportunidad ineludible para repensar colectiva y transgeneracionalmente diversas formas de resistencia (s) en América Latina y el Caribe.

#AmericaLatina #Argentina #memoria #historia #nuncamas

Imagen: Centro de Investigación y Documentación en Estudios Latinoamericanos
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

30º Encuentro Nacional de Mujeres

brico4

El Encuentro Nacional de Mujeres es un espacio dedicado a la reflexión sobre, para y por la (s) mujer (es). Es un proceso encaminado hacia la de-construcción biopsicosociocultural personal y colectiva.

30 aniversario. 65 mil #mujeres de diversos #territorios. 3 días de Encuentro y 65 talleres. Multitudinaria marcha. Un proyecto #colectivo #autoconvocado y #horizontal.

Próximo Encuentro 2016: #Rosario, provincia de #SantaFe #Argentina.

Fuentes: Encuentro Nacional de Mujeres [en línea]: http://30encuentromdp.wix.com/30encuentromdp Recuperado: 19 octubre 2015///Ramírez Goicoechea (2011). Etnicidad, identidad, interculturalidad. Madrid. Ramón Areces.///Imágines propias.

ETNO-BIOGRAFÍA PARA EL ALMA

Casabindo es una localidad de la provincia de Jujuy en el noroeste de la República Argentina (en la Puna jujeña) y una vez al año “el pueblo se alegra como si hubiera vuelto el oro” (Prelorán J., 2000) otrora único atractivo para los conquistadores. Las formas de vida sub-alternas incorporan en su cosmovisión la naturaleza y las prácticas culturales como protagonistas y testigo de los acontecimientos sociales de los pobladores del altiplano.

El cortometraje adjunto fue construido a partir de una metodología que el propio autor calificó de “no científica”, por estar “guionada, manipulada, los actores no son cualquier persona” (Ibíd.), considero necesario recordar que los/as antropólogos/as también elegimos a nuestros informantes -individuos o grupos de individuos- y organizamos  la información para que se ‘adapte’ a los objetivos de la investigación buscando una lógica subyacente a los acontecimientos observados formando un todo argumentado. Es la contaminación generada por la subjetividad de los sentimientos, una “debilidad” que  la Antropología convencional no se ha permitido en la empresa de la producción del conocimiento científico: tristeza, culpa, miedo, felicidad, pasión y gratitud. En este sentido elaborar un análisis de los símbolos que conforman la vida de Casabindo, y de cualquier otro pueblo, puede llegar a consistir una tarea de investigación pero también un juego de la imaginación subjetiva en el intento de explorar la ambigüedad que los propios símbolos representan por su naturaleza híbrida y a la vez cohesionadora. La variedad simbólica descrita por el autor en el esfuerzo por dar vida a un lugar “que vive y está muriendo” adquiere mayor relevancia por ser un espacio caracterizado por condiciones adversas para la supervivencia -son formas de vida subyugadas por múltiples factores- y que a pesar del olvido histórico, político y económico que padece la región, al menos una vez al año, se reproduce una especie de esplendor que en otro momento el pueblo y sus gentes pudieron vivenciar.

Más recientemente los pobladores evocan alegría, esperanza, y confianza en un mundo mágico y compartido. En la ceremonia se materializan los diversos procesos de transculturación producidos a lo largo de los últimos siglos, los instrumentos utilizados son parte de un legado cultural en el cual participaron diferentes actores organizados en diferentes posiciones sociales y que hoy se manifiestan quizás en relaciones algo mas equitativas. Antaño, los recursos naturales como el oro, justificaron la introducción de marcadas diferecnias jerárquicas de clase y de raza entre los actores. Si tuviera que descubrir algún tipo de relación en las fases de la ceremonia podría decir que observo por un lado un paralelismo entre el día y la alegría y, por otro lado el atardecer y la tristeza con el momento del día en el que termina la fiesta donde los devotos están “cansados, callados y contentos, contentos porque están tristes” […] (Casabindo, 1965). Durante el esplendor del día la vida religiosa y ritual puede observarse a través de la conservada estructura arquitectónica de las construcciones de los otros -los colonizadores- pero que con el paso del tiempo albergan otras realidades simbólicas re interpretadas -y renovadas- constitutivas de los significados elaborados por los colonizados; la “Mamita” y la Virgen de Copacabana tienen identidad propia. Los pobladores de la región celebran sus propias creaciones; identidades hibridizadas -pero no híbridas- formando un mosaico de representaciones colectivas compartidas vivas. La orquesta formada por diversos instrumentos musicales tradicionales completa otra fase de la ceremonia ritual y bien podría considerarla como una fase liminal o de tránsito hacia el final. Por la tarde: El ocaso. En la plaza de toros los pobladores juegan con un animal pequeño y manso; en el presente ya no hay muertos en las corridas. En Casabindo el principio del final de la ceremonia -en la plaza-, se puede parecer a la impronta de los colonizadores porque los pobladores viven el final de la alegría, el final de la abundancia. Los procesos de transculturación en el que se enmarca el cortometraje aquí presentado podrían considerarse como una forma muy adecuada de entender procesos de transformación cultural en los que inexorablemente se pierden -pero también se ganan- particularidades que hacen de cada escenario social un lugar único e irrepetible. El carácter auténtico impregnado en la obra puede llegar a aproximar al espectador a una realidad desde la intimidad ofrecida por la llamada etno-biografía, una especie de etnográfia libremente practicada, sin ánimos de ser ciencia sino de transmitir el sentimiento de los seres -humanos y no humanos- que habitan y son parte de la realidad biosociopsicocultural desconocida. Quizás ese haya sido el aspecto más importante a destacar:

La etno-biografía fue creada para “educar el alma, educar el alma contra el racismo que no es otra cosa que desconocimiento”, mencionó el autor en una entrevista. Conocer, interpretar, y comprender al otro son tareas que todo/a antropólogo/a debe llevar a cabo pero quizás si la disciplina antropológica se librara de los estigmas provocados por la ‘razón’ podría asumir a los sentimientos como una característica humana y humanizante constitutiva del ser-humano capaz de producir, al igual que el intelecto, conocimiento científico . Sólo así podríamos re-pensar la subjetividad (y las diferentes dimensiones de su expresión) como un factor importante en el proceso de construcción etnográfica.

imagen: http://boomerangviajes.tur.ar/holiday_tag/aventura/

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.